26/8/12

“espantosa perfección, ese estado al que nada se me podía añadir, y nada se me podía quitar”